RELACIONADOS

Rossini y el general Stefanini

Joaquín Rossini, que a la sazón contaba 23 años, pero que a pesar de ello había ya producido varias óperas que gozaban de popularidad, se encontraba entonces en Bolonia abrumado por los obsequios y los favores, que le brindaba aquella sociedad tan culta y galante, tan filarmónica y entusiasta. De modo que Rossini y Murat, eran las dos grandes figuras del momento. Eran la inspiración y el brazo vengador que marchaban juntos. Los dos Joaquines estaban en todos los labios, en todos los pensamientos, en todos los corazones.

Carnaval

Carnaval, llegas hoy como ayer, como en los tiempos paganos y en la edad medieval, con tu cortejo de obligada alegría y ruido que ensordece. Vueleas tu cuerno de oro, donde traes, entre cintas multicolores, policroma lluvia de papel, oropeles, escarcha, joyas de similor, seda de teatral guardarropería, caretas y antifaces para disfrazar (propicio cómplice) todos los rostros y desenmascarar a muchas almas al amparo de la impunidad que brinda tu omnipotencia efímera.

Hablando conmigo misma

¿En verdad son importantes la Historia y el Marxismo para el cubano de a pie? Dos reconocidos intelectuales aseguran que sí, pues en no olvidar las lecciones que nos han dado y seguirán dando “nos va la vida”

Cuba 1922: Los dos presidentes

El enviado especial del Gobierno yanqui, al amparo de la Enmienda Platt, se convirtió en la máxima autoridad de la nación caribeña, incluso por encima del mandatario electo

Para que la Historia llegue al corazón

Fue mi abuelo Hermenegildo León mi primer maestro de Historia. No tuvo intención, lo hizo por su pertinaz obsesión de narrar leyendas, para lo cual tenía un don excepcional, sin haber llegado a un tercer grado. Muchos de sus cuentos tenían el barniz de su prolifera imaginación y desde un principio captaban la atención de los oyentes.

Un recuerdo para las divas de ayer

A propósito de lo efímero que fue la vida de los grandes cantantes hasta finalizar el siglo pasado, nos ha movido a evocar un grupo de excelsas cantatrices, quienes solo tuvieron para recordar a la posteridad, lo que fueron, que el pincel y el lápiz de pintores y dibujantes, y el cartel litográfico, y no todas merecieron ese favor, mientras las de hoy tienen, el disco fonográfico, para perpetuar el carácter y pureza de su voz y la fotografía para eternizar sus rasgos fisionómicos.

Bohemia

Deseaba yo tener una entrevista con la mujer de este nombre por haber oído hablar de ella, unas veces con admiración apasionada, otras con desdeñosa ironía. Su reciente llegada a La Habana la constituía un tema de actualidad. No pude averiguar su domicilio: pero se me había indicado que muchas tardes, a la hora del poniente se hallaba en el Malecón, y me hicieron la descripción sumaria de su persona para que pudiese reconocerla.

Hay muertos que no caben en sus tumbas

¿Cómo fueron las horas posteriores a la caída de José Antonio Echeverría? ¿Cuáles las circunstancias de su entierro? ¿Qué homenajes se le rindieron? Basado en el profundo estudio de un historiador cardenense y en el exclusivo archivo de nuestra casa editorial, le propongo revivir esos instantes terribles, ocurridos 65 años atrás

¿Qué pasó en el despacho de Batista?

Sobre los hechos que ocurrieron durante el asalto ejecutado por el Directorio Revolucionario al Palacio Presidencial existen muchas interrogantes aún no esclarecidas que la historiografía cubana actual trata de responder

Rossini y el general Stefanini

Joaquín Rossini, que a la sazón contaba 23 años, pero que a pesar de ello había ya producido varias óperas que gozaban de popularidad, se encontraba entonces en Bolonia abrumado por los obsequios y los favores, que le brindaba aquella sociedad tan culta y galante, tan filarmónica y entusiasta. De modo que Rossini y Murat, eran las dos grandes figuras del momento. Eran la inspiración y el brazo vengador que marchaban juntos. Los dos Joaquines estaban en todos los labios, en todos los pensamientos, en todos los corazones.

Carnaval

Carnaval, llegas hoy como ayer, como en los tiempos paganos y en la edad medieval, con tu cortejo de obligada alegría y ruido que ensordece. Vueleas tu cuerno de oro, donde traes, entre cintas multicolores, policroma lluvia de papel, oropeles, escarcha, joyas de similor, seda de teatral guardarropería, caretas y antifaces para disfrazar (propicio cómplice) todos los rostros y desenmascarar a muchas almas al amparo de la impunidad que brinda tu omnipotencia efímera.

Hablando conmigo misma

¿En verdad son importantes la Historia y el Marxismo para el cubano de a pie? Dos reconocidos intelectuales aseguran que sí, pues en no olvidar las lecciones que nos han dado y seguirán dando “nos va la vida”

Cuba 1922: Los dos presidentes

El enviado especial del Gobierno yanqui, al amparo de la Enmienda Platt, se convirtió en la máxima autoridad de la nación caribeña, incluso por encima del mandatario electo

Para que la Historia llegue al corazón

Fue mi abuelo Hermenegildo León mi primer maestro de Historia. No tuvo intención, lo hizo por su pertinaz obsesión de narrar leyendas, para lo cual tenía un don excepcional, sin haber llegado a un tercer grado. Muchos de sus cuentos tenían el barniz de su prolifera imaginación y desde un principio captaban la atención de los oyentes.

Un recuerdo para las divas de ayer

A propósito de lo efímero que fue la vida de los grandes cantantes hasta finalizar el siglo pasado, nos ha movido a evocar un grupo de excelsas cantatrices, quienes solo tuvieron para recordar a la posteridad, lo que fueron, que el pincel y el lápiz de pintores y dibujantes, y el cartel litográfico, y no todas merecieron ese favor, mientras las de hoy tienen, el disco fonográfico, para perpetuar el carácter y pureza de su voz y la fotografía para eternizar sus rasgos fisionómicos.

Bohemia

Deseaba yo tener una entrevista con la mujer de este nombre por haber oído hablar de ella, unas veces con admiración apasionada, otras con desdeñosa ironía. Su reciente llegada a La Habana la constituía un tema de actualidad. No pude averiguar su domicilio: pero se me había indicado que muchas tardes, a la hora del poniente se hallaba en el Malecón, y me hicieron la descripción sumaria de su persona para que pudiese reconocerla.

Hay muertos que no caben en sus tumbas

¿Cómo fueron las horas posteriores a la caída de José Antonio Echeverría? ¿Cuáles las circunstancias de su entierro? ¿Qué homenajes se le rindieron? Basado en el profundo estudio de un historiador cardenense y en el exclusivo archivo de nuestra casa editorial, le propongo revivir esos instantes terribles, ocurridos 65 años atrás

¿Qué pasó en el despacho de Batista?

Sobre los hechos que ocurrieron durante el asalto ejecutado por el Directorio Revolucionario al Palacio Presidencial existen muchas interrogantes aún no esclarecidas que la historiografía cubana actual trata de responder