Foto. / menshealth.com
Foto. / menshealth.com

La berenjena y sus incógnitas

No es de las frutas o verduras de gran presencia en la cocina cubana. Muchas personas confiesan que no tienen ni idea de cómo se prepara. En cambio, en muchos países árabes y de Europa, su aceptación es amplia. Las recetas de hoy


No es de los productos del agro, cuyas recetan vayan de boca en boca, como las de papa, calabaza, boniato o cualquier vianda, vegetal, hortaliza o fruta. No está favorecida por la demanda en el menú de los cubanos. Tanto es así, que hay quienes aseguran que jamás han cocinado berenjena, por no tener la menor idea de cómo llevarla a la mesa. Otros, por el contrario, la disfrutan, la comen como parte del menú, de diversas recetas y hasta hacen dulces como la mermelada.

Cada vez es más amplía la gama de productos de belleza que se obtienen a partir del aceite de berenjena. / Facebook/Productos de Belleza

Contrario a esto, en Cataluña consideran a la berenjena “un regalo de Simbad el marino”, el personaje protagonista del cuento homónimo tradicional árabe, originario del Medio Oriente. Las historias de Simbad fueron muy conocidas en Cuba.

Al hacer la introducción de la receta de Crema de berenjena con sésamo, publicada en el sitio elPeriódico-, el biólogo y periodista Miguel Sen, escribió:

“Siempre que preparamos una sanfaina veraniega*, debemos conceder unos minutos al recuerdo de Simbad, el héroe que navegaba desde la Arabia de las Mil y una Noches hasta la India. Probablemente no fue este intrépido marino, si no otros muchos sin su leyenda los que llevaron la berenjena desde el Indostán hasta el Mediterráneo, tras aclimatarla en las huertas de Oriente Medio. Pero pensar que fue Simbad, da al guiso un toque poético”.

Después comentó que los comerciantes musulmanes trajeron esta solanácea a España, “desde dónde se extendió a Francia e Italia, convirtiéndose en un ingrediente básico de los recetarios sencillos, y económicos”.

La Solanum melongena, o berenjena, pertenece a la familia de las solanáceas, así como el tomate, la papa, el pimiento, el ají, el tomatillo, y hasta el tabaco. Se le conoce como verdura, pero es –a la vez- una fruta, cuyos colores pueden ser blanca, verde, roja, violeta, negra, uniforme o con rayas. Fueron, precisamente, sus tonalidades oscuras las que hicieron creer que era venenosa.

Acerca de su consumo

Los especialistas sugieren no ingerir la berenjena cruda porque la indigestión será segura; tampoco verde, por contener solanina (una sustancia muy tóxica, incluso en pequeñas cantidades. Su toxicidad se debe a que es un inhibidor de la acetilcolinesterasa. Puede ser causa de migraña y malestar estomacal). Es mejor madura.  

El portal Medical News Today destaca que este fruto aporta fibra y una variedad de nutrientes. Es un vegetal bajo en calorías que forma parte de la dieta mediterránea.

“Muchos de nosotros –precisa- estamos más familiarizados con las berenjenas que son grandes y de color púrpura oscuro. Pero la forma, el tamaño y el color pueden variar de pequeñas y oblongas a largas y delgadas, y de tonos morados a blanco o verde”.

La morada, muy común entre nosotros, es rica en fibra, cobre, manganeso, vitamina B-6 y tiamina, junto a otras vitaminas, minerales y antioxidantes. “Los alimentos que contienen antioxidantes pueden ayudar a prevenir una variedad de enfermedades”.

Diversos estudios aseguran que el consumo de berenjena contribuye a mejorar la salud del corazón, a reducir el colesterol en sangre, prevenir el crecimiento de tumores; a proteger las membranas de las células cerebrales y a reducir la pérdida de memoria y otros aspectos del deterioro mental relacionados con la edad.

De igual manera, aporta al control del peso corporal; es aliado de la adecuada nutrición, a la vez que minimiza la pérdida de la visión en las personas mayores.

En fin, es una maravilla para la salud: favorece a la digestión, es diurético, baja el colesterol, controla el azúcar y es antioxidante.

La siguiente información de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de México va a alegrar a todos los amantes del buen porte, de la belleza, porque da fe de que un estudio de la Universidad de California, “reveló que en la piel de la berenjena existe un antioxidante llamado nasusina, este protege a las células de los radicales libres ralentizando el proceso de envejecimiento”.

El aceite de berenjena, muy demandado entre los promotores de cosméticos y otros productos de belleza, ayuda a reducir la oxidación de la piel y su regeneración, al tiempo que apoya la salud celular de esa piel.

Los encargados de confeccionar menús saben que la berenjena siempre se consume cocinada. Da para diversidad de platos, por su versatilidad. Es posible prepararla asada, salteada, horneada, frita, en puré y hervida para consumir el agua.

Las recetas

En la zona mediterránea, por tradición, hay una gran diversidad de platos y postres a base de berenjena. Nosotros seleccionamos las más cercanas, las confeccionadas acá para este primer acercamiento al enigmático fruto.

Ensalada de berenjena

Ensalada de berenjena. / cocinayaficiones.com

Ingredientes:

1 berenjena grande

½ cebolla morada

2 tomates

2 cucharadas de vinagre

2 cucharadas de aceite

Perejil al gusto (fresco)

Sal    

Pimienta

Preparación:

Lave la berenjena y córtela en tiras largas. Colóquelas en agua con sal, durante 10 minutos para que suelten el sabor amargo. Sáquelas del agua, séquelas un poco con un paño y cocínelas, a 180-200 grados por 20 minutos, en la bandeja del horno, tapada con papel aluminio. En ese tiempo corte en cubos pequeños la cebolla, y los tomates en rodajas finas. Colóquelos en un recipiente. Corte también el perejil.

Cuando la berenjena esté lista, déjela enfriar y mézclela con la cebolla, el tomate y el perejil. Agréguele la sal, la pimienta, el vinagre y el aceite al gusto. Y listo.

Foto 2: cocinayaficiones.com

Berenjena salteada

Berenjena salteada. / co.ponterest.com

Ingredientes:

1 berenjena grande o 2 chicas

1 taza de agua

1 cucharadita de sal

1 cucharada de azúcar

1 cucharada de grasa

Preparación:

Pele la berenjena, o déjele la cáscara si es tierna. Córtela en ruedas de alrededor de un centímetro de espesor. Si es muy grande, puede cortar las ruedas a la mitad. Ponga los pedazos de berenjena en una cazuela llana. Polvoréelas con sal y azúcar. Añádales el agua, preferiblemente hirviendo. Tápelas y déjelas un minuto a la candela. Luego escúrralas bien y déjelas refrescar ligeramente.

Unte una sartén o una plancha con un poco de grasa. Es conveniente poner una cucharadita para empezar y luego ir untándole más grasa a medida que se saltean las berenjenas.

Colóquelas en una plancha o sartén caliente, hasta que estén doraditas por ambos lados. Sírvalas polvoreadas con azúcar o con un adobo previamente preparado.

Berenjena Guisada

Berenjena guisada. / cookpad.com

Ingredientes:

1 berenjena mediana

2 cucharadas de grasa (aceite o manteca)

1 tomate grande

1pimiento mediano

½ cucharadita de sal

¼ cucharadita de pimienta

1 cucharada de vino seco

1 cucharada de vinagre

3 cucharadas de agua

1 cucharada de azúcar

Preparación:

Pele la berenjena y córtela en lascas finas. Divida cada lasca en tres partes. Sofríalos en la grasa caliente; añádale el tomate picadito, igual que el pimiento; la sal, pimienta, vino seco, vinagre y agua. Tápela y déjela cocinar a fuego mediano durante 20 minutos. Polvoréela con azúcar. Tápelas nuevamente y déjela a fuego lento cinco minutos más. La puede servir con pan, arroz o vianda hervida.

Picadillo con berenjena

Picadillo con berenjena. / glotoncubano.com

Ingredientes:

2 cucharadas de grasa (aceite o manteca)

4 dientes de ajo

½ cebolla

4 ajíes cachucha

1 paquete de picadillo Cocinero

2 cucharadas de puré de tomate

2 tazas de berenjena cruda picadita

2 cucharadas de agua

2 cucharaditas de sal

1 cucharadita de azúcar

¼ cucharadita de pimienta

½ cucharadita de comino

¼ cucharadita de orégano

1 cucharada de vinagre

2 cucharadas de vino seco

Preparación:

Haga un sofrito con la grasa, el ajo, cebolla y ajíes. Añádale los demás ingredientes y déjelo cocinar todo a fuego mediano, aproximadamente 20 minutos, tapados los 10 primeros y luego, destápelo, para que se seque el jugo que suelta la berenjena. También se puede acompañar con arroz blanco y alguna vianda frita.

* Sanfaina veraniega: Guiso que se hace con carne de oveja o cordero.

Comparte en redes sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos