Megalópolis: La caída del imperio según Coppola

Cada suceso de la política estadounidense de hoy recuerda el declive de la antigua Roma


La crítica dice que es decepcionante, aburrida, pero al célebre realizador estadounidense Francis Ford Coppola eso parece importarle poco. Su película Megalópolis, recién estrenada en el Festival de Cine de Cannes, era un sueño desde hace 40 años.

Megalópolis era un proyecto pensado por el director desde hace cuatro décadas. / variety.com

El thriller dramático de ciencia ficción, inspirado en los conspiradores catilinos de la antigua Roma, plantea una advertencia. El imperio estadounidense, como el romano, como cualquier otro centro de poder, no puede durar para siempre. ¿Llegó el momento de su caída?

La trama se desarrolla en una suerte de Nueva York retrofuturista, en cierta manera similar a la actual, con noticias estridentes anunciadas en vallas publicitarias y videos en los edificios. Pero el Internet dejó de ser prominente y las redes sociales son una cosa del pasado.

El habitante más famoso de la ciudad, el arquitecto César Catilina, interpretado por Adam Driver, vive con angustia tras la muerte de su esposa en un accidente automovilístico. Él es el presunto inventor de un nuevo material de construcción, llamado Megalon, y este descubrimiento parece otorgarle poderes secretos para controlar el tiempo y espacio.

Mientras tanto, las autoridades federales le concedieron al experto un permiso para demoler zonas enteras y levantar Megalópolis. Por otro lado, el alcalde de la ciudad, Cicerón (Giancarlo Esposito), está furioso por la actitud de ese hombre arrogante y exige respuestas a otras necesidades: un salario digno, saneamiento, carreteras y hospitales.

El realizador advirtió sobre la tendencia del mundo actual a ir hacia a una “neoderecha”, incluso “fascista”. / www.pagina12.com.ar

Su mundo se ve sacudido cuando su hija Julia (Nathalie Emmanuel) se enamora de Catilina, creando un choque Montesco-Capuleto entre antiguas y nuevas visiones del futuro de la humanidad.

Ganador de cinco premios Oscar, Coppola no imaginó crear ese proyecto en un momento tan conectado con su tiempo. Sin embargo, así es. Cada suceso en “la política (norte)americana de hoy es como se perdió aquella Roma”, expresó durante la rueda de prensa.

Además, advirtió sobre la tendencia del mundo de ir hacia a una “neoderecha”, incluso “fascista”, y eso es algo que “da miedo”. En ese contexto, destacó el papel de los artistas para “iluminar lo que está pasando”, en una colaboración con personas de ideologías opuestas.

El autor de títulos memorables como The Godfather, en 1979, sorprendió en su momento en el festival de Cannes con una audaz aventura alrededor de la guerra de Vietnam que apuntaban al desastre. Durante aquel evento, el cineasta mostró abiertamente su incertidumbre sobre si Apocalypse Now terminaría siendo un delirio pomposo incomprensible o una obra maestra definitiva que reflejara la ruina moral del país tras aquel devastador conflicto bélico. A pesar de los pronósticos desfavorables, la película se convirtió en un clásico del cine. ¿Logrará repetir este éxito con la nueva producción?

Comparte en redes sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos